¿Un alma se puede bañar con agua caliente?

Siento mi cuerpo,  giro mi cuello y muevo mis dedos, veo como se mueven frente a mi por una fuerza que es extraña. Sé que estas sensaciones son sólo temporales:  mi cuerpo se quedará en la tierra y lo que le hace mover se irá a otro lugar.

No volver a sentir su cuerpo es algo en lo que pocos piensan: un dolor aquí,  las ganas de ir al baño, tocar una superficie caliente, sentir la respiración de alguien cerca, el frío del agua…

¿Es posible que nunca vuelva a sentir nada después de morir,  que no vuelva a entrecruzar los dedos con la persona que amo y no vuelva a sentir sus dulces labios bañados de miel, o el abrazo de un amigo o las lágrimas que recorren mis mejillas?

Estar en este planeta sintiendo lo que nos rodea nos da una gran oportunidad,  la de poder interactuar con nosotros mismos y con nuestros entorno.

¿Un alma se puede bañar con agua caliente?  Esa es una de las preguntas que no podría responder, no tengo el conocimiento para poder responder. Lo que sí sé, es que estoy vivo, que puedo sentir sin restricciones. 

Mis palabras nacen de esta imaginación que está sólo limitada por mi cerebro, al cual no le hemos podido encontrar un límite en lo que pueda llegar a imaginar… a crear. 

Supuestamente cuando muera me uniré al todo, el conocimiento será total y el acceso instantáneo. 

Pero ¿por qué habría de ser así? ¿Por qué, cuando aún estoy limitado en mi cuerpo,  no tengo acceso a ese vasto conocimiento?

Desde hace unos años pienso que estamos en esta vida para aprender. Sólo podremos llevarnos; al morir lo que tenemos en nuestro cerebro,  nada más, no importa qué tan ricos o famosos hubiéremos sido en nuestro hermoso planeta. 

Las bellas creaciones de oro y plata se quedarán en los museos o en los bolsillos de los delincuentes. Las grandes tumbas quedarán desiertas,  llenas de polvo,  y  solo podrán ser vistas una vez que alguien las sacuda. Una estatua de oro puro, cubierta de polvo  ¿es valiosa si alguien solo puede ver el polvo?

Creo que este pensamiento también va a lo que nosotros comprendemos de nuestra existencia: algunos solo ven polvo y nunca el brillo maravilloso oculto tras él.

Todas las almas en su eternidad juntas , revueltas,  sin individualidad. Suena pornográfico…

O almas individuales,  pensantes pero sin poderse tocar. ¿Es ese el paraíso que prometen las religiones? ¿No poder hacer el amor nunca mas? ¿No sentir una cerveza fría deslizándose  por la garganta en un día caluroso? ¿Un hombro amigable del cual uno pueda llorar y agarrar en la desesperación de la tristeza, para luego sentir la libertad de haberlo soltado todo?  ¿No dejar la marca en la camisa, en el pañuelo  o en la cama con  esa agua salada llena de desesperación? 

La vida a veces es así, todas esas lágrimas se evaporarán y el rastro desaparecerá. Es una de las enseñanzas que quedan: somos un ciclo de algo mucho mas grande que nosotros mismos. Al observar la naturaleza con pragmatismo nos damos cuenta de ello.

Tal vez solo en esta vida se nos da la oportunidad de vivir algo muy valioso y tal vez único en toda nuestra existencia.

MAED

A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: